APARATOS ELÉCTRICOS Y ELECTRÓNICOS

¿QUÉ SON LOS AEE?

De acuerdo con la Directiva 2012/19/UE de la Unión Europea (Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, 2012), los aparatos eléctricos y electrónicos o AEE se definen como: “todos los aparatos que para funcionar debidamente necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos, y los aparatos necesarios para generar, transmitir y medir tales corrientes y campos, y que están destinados a utilizarse con una tensión nominal no superior a 1.000 voltios en corriente alterna y 1.500 voltios en corriente continua”.

¿QUÉ SON LOS RAEE?

De igual manera, la Directiva define los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos o RAEE como: “todos los aparatos eléctricos y electrónicos que pasan a ser residuos”, estos son, los aparatos eléctricos y electrónicos “del cual su poseedor se desprenda o tenga la intención o la obligación de desprenderse” – de acuerdo con la definición de residuo que consta en el artículo 3, apartado 1, de la Directiva 2008/98/CE (Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, 2008). Además, este término comprende “todos aquellos componentes, subconjuntos y consumibles que forman parte del producto en el momento en que se desecha”.

CATEGORIZACIÓN DE LOS AEE Y RAEE

La clasificación se establece en tres grandes líneas, descritas de la siguiente manera.

  1. Línea Blanca: contempla electrodomésticos implementados para llevar a cabo actividades de cocción, lavado, refrigeración y ventilación.
  2. Línea Marrón: comprende elementos electrónicos de consumo, utilizados cotidianamente para el entretenimiento, las comunicaciones y la oficina.
  3. Línea Gris: abarca equipos y aparatos de la gama de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

PELIGROSIDAD Y POTENCIAL DE APROVECHAMIENTO

La peligrosidad de los RAEE, se encuentra representada por la presencia de elementos tales como: plomo, mercurio, berilio, arsénico, cadmio, selenio, cromo hexavalente, sustancias halogenadas, clorofluocarbonos, bifenilos policlorados, policloruros de vinilo, retardantes de llama, entre otros, en los RAEE y sus componentes en cantidades que superan los umbrales de los reglamentos relacionados con los residuos peligrosos de los diferentes países, los clasifica como tales.

Según reportes de Greenpeace, en 2011, la composición de los RAEE es muy diversa y puede contener más de 1.000 sustancias diferentes, que caen bajo las categorías de “no peligrosas” y “peligrosas”. Estos elementos potencialmente tóxicos pueden representar un 3% de la composición total de los RAEE.

En términos generales, en los RAEE se encuentran metales ferrosos y no ferrosos, plásticos, vidrio, madera y madera aglomerada, tarjetas de circuito impreso, cerámica, caucho y otros artículos.

 

El hierro y el acero, constituye aproximadamente el 50% de los RAEE seguido por los plásticos (21%), los metales no ferrosos (13%) y otros constituyentes. Los metales no ferrosos consisten en metales como el cobre, el aluminio y metales preciosos como la plata, el oro, el platino, el paladio, etc.

 

admin

Author admin

More posts by admin

Leave a Reply