Category

Blog

Política Ambiental

By | Blog | No Comments

SERVIECOLÓGICO S.A.S., es una empresa dedicada al reciclaje de excedentes industriales, provenientes de la industria de las telecomunicaciones, especializada en el aprovechamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y desmonte de torres de telecomunicación. Respecto a los servicios establecidos anteriormente, la empresa SERVIECOLÓGICO S.A.S. tiene como objetivo reconocer el cumplimiento de sus objetivos sociales, actividades y prácticas, que de alguna manera u otra pueden causar perturbaciones en el ambiente. Para ello, será necesario llevar a cabo medidas preventivas, y correctivas en el caso que sea necesario, para mejorar continuamente sus procesos, en búsqueda de prevenir la contaminación y los impactos ambientales negativos generados en cada proceso productivo.

Esta política nace como una necesidad que impulsa a las altas directrices de la empresa, a generar impactos positivos a la población, mejorando su calidad de vida, contribuyendo a la protección, preservación y conservación del medio ambiente; por ende, la presente política se realiza en concordancia con la dirección de la empresa, y el personal acreditado para realizar, implementar, mantener y mejorar el sistema de gestión ambiental, tomando como base fundamental:

  1. La capacitación que se le pueda brindar al personal que represente a la organización, para que de esta manera el personal adquiera valores de responsabilidad frente a las actividades que estén encargadas de realizar.
  2. Llevar a cabo el cumplimiento de la normatividad legal vigente, la cual puede ser aplicable a los procesos productivos que lleve a cabo la organización.
  3. Mejorar el rendimiento ambiental de la organización, respecto a las actividades, procesos o servicios que realice la empresa; teniendo en cuenta lo que la normatividad ambiental legal exige, y procurando minimizar impactos negativos que se puedan generar al medio ambiente.
  4. Actuar de la mano con las autoridades competentes en temas medio ambientales, ya sean consultorías, CAR, clientes, Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, para obtener una mayor eficiencia en los procesos productivos.

 

ALCANCE

El verdadero objetivo de realizar el sistema de gestión ambiental, es reflejar el compromiso de las directrices de la organización, con el apoyo del personal que representan a la misma con respecto al cumplimiento de la política, los requisitos legales, la prevención de la contaminación y el compromiso de mejorar continuamente sus procesos.

¿Cómo saca Holanda partido de la basura?

By | Blog | No Comments

El secreto, dice experto del minambiente holandés, es bajar consumo, reciclar y reutilizar.

En Holanda, las basuras desaparecen, y no por arte de magia. De los 60 millones de toneladas de residuos que se producen al año en ese país, el 80 por ciento se recicla, el 18 por ciento se incinera y solo el 2 por ciento va a parar a rellenos sanitarios.

En Colombia se producen 11 millones de toneladas de basura al año (31.000 toneladas diarias), de las cuales menos del 10 por ciento se reciclan y el 85 por ciento van a los rellenos, mezcladas, sin ningún tratamiento. En pocas palabras, se botan “a la basura” casi 9 millones y medio de toneladas de residuos cada 12 meses, que podrían integrarse a nuevos procesos de producción.

Herman Huisman, experto en residuos sólidos del Rijkswaterstaat (minambiente holandés), dice que el secreto para diseñar este panorama en su país fue aplicar, como política pública, un concepto básico: reducir (el consumo), reciclar y reutilizar. Una idea que, en Ámsterdam, Rótterdam, Utrecht y otras ciudades, ya es una realidad y que, según un informe de la Unión Europea, ha hecho de este país un territorio líder en Europa. Huisman estuvo en Bogotá esta semana y participó en Exporesiduos, feria-seminario organizada por la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal).

¿Cuál fue la principal motivación para llegar a reciclar casi toda la basura?

Holanda es un país muy pequeño (es del tamaño del departamento de Casanare) y tener rellenos sanitarios es desperdiciar espacio. Y como es un país que está al nivel del mar, muy bajo, depositar la basura en el suelo nos vuelve muy vulnerables a la contaminación de las aguas subterráneas.

¿Cómo se llegó a casi el 80 % de desechos reciclados?

Se introdujeron impuestos sobre los bienes sanitarios. Se cobraban entre 10 euros ($ 25.000 ) y 110 euros ($ 275.000) por tonelada, para quienes arrojaban sus residuos en rellenos sanitarios. Aquí fue clave la introducción de la responsabilidad extendida al productor, por ley, para que las empresas que producen pilas, papel, residuos electrónicos, baterías, en fin, desechos tóxicos y de difícil tratamiento, se vieran obligadas a diseñar estrategias para recoger esos productos cuando han terminado su vida útil. Todo comenzó con procesos voluntarios, que hoy son obligatorios.

¿Qué se ha obtenido de las políticas sobre el tema?

Aparte de un ambiente sano, oportunidades de empleo para unas 30.000 personas. Además, estamos trabajando en el perfeccionamiento de la economía circular, que abandona el concepto de comprar, usar y tirar, para que pasemos a diseñar productos que se puedan desmontar y sean muy fáciles de reutilizar. Esto lo estamos trabajando, principalmente, para un tema que resulta muy impactante y es el de los empaques.

 

Noticia tomada http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-14238156

El daño ambiental que deja la basura electrónica

By | Blog | No Comments

Un objeto tan cotidiano como una pila AA, puede contaminar hasta 3.000 litros de agua si al momento de botarse no se maneja de manera adecuada. Sin embargo, cuando de basura electrónica se trata, el panorama va mucho más allá de la simple batería con la que funciona el radio de la casa.

Cuando terminan su vida útil, celulares, televisores, lavadoras, planchas, computadores, cables, lámparas y hasta cámaras fotográficas, hacen parte de un conjunto de objetos que se convierten en fuentes de afectación para el ambiente y para la salud humana que se denominan Raee: Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos.

La razón principal por la que estos aparatos tecnológicos no deben terminar apilados en un relleno sanitario común y corriente, a la par de la basura orgánica, es que tienen componentes peligrosos como el plomo, mercurio, litio y cadmio que contaminan suelos, fuentes hídricas y deterioran el ambiente.

Además porque sobre este negocio (el reciclaje de basura eléctrica) se tejen muchas redes informales que incineran los objetos y extraen de la basura electrónica gramos de oro, cobre o plata y dejan a la deriva un sinnúmero de componentes reactivos y tóxicos.

No en vano a este fenómeno se le llama la minería urbana. Solo en 2014 este rubro generó 41,8 millones de toneladas de residuos en el mundo y para 2018 se estima que la cifra aumente a 50 millones de toneladas. Montañas infinitas de electrodómesticos y aparatos tecnológicos de los que, de acuerdo a las Organización de Naciones Unidas (ONU), solo se procesó correctamente un 17 por ciento.

Según el informe de la ONU, Estados Unidos (7 millones de toneladas) y China (6 millones de toneladas) produjeron juntos en 2014 el 30 por ciento de la chatarra electrónica global.

Panorama colombiano

A pesar de contar desde agosto de 2015 con la Política Nacional de Gestión Integral de Raee, y ser uno de los países pioneros de la región en legislación sobre el asunto, Colombia solo está en capacidad de procesar de manera adecuada poco más de 11 por ciento de la chatarra electrónica que produce.

Solo en 2014 se estima que se generaron en el territorio nacional 252 mil toneladas de este tipo de residuos, una cantidad con la que se podrían cargar 7.200 tractomulas que puestas en línea recta ocuparían los 115 kilómetros que separan en distancia a Medellín de Jericó.

A esto se suma que a pesar de que en el país diversas empresas están certificadas en el manejo de basura electrónica, en la actualidad solo existen cuatro rellenos sanitarios con celdas de seguridad para verter los residuos que finalmente no pueden ser procesados. Estos espacios están ubicados en Mosquera (Cundinamarca), El Guacal (Hispania), Barranquilla y Santa Marta.

Gestionar mejor los residuos electrónicos para mitigar los daños ambientales es una tarea conjunta en la que intervienen Estado, ciudadanos y empresarios.

Ahí es clave el papel que cumplen las empresas productoras que deben hacer más pedagogía para que los consumidores aprendan dónde depositar esta clase de chatarra y así se pueda completar el ciclo del producto. Es decir, que el televisor análogo o el blackberry viejo no termine por ahí, abandonado a la orilla de un río.